Todas

Noticias ICM

Cloudtrofobia

SaaS, AWS, Hiperconvergencia, Dockers, Glacier, EC2, IaaS, EBS, Azure,WAF, SDS, 40Geb, CDN, ElasticSearch, IoT, SDK, RDS, API, DNS’s, Integración Continua, DevOPs, Streaming, Autoscale, HA proxy, Load Balancig, BigData, Federated Cloud, VPN, SSL, BigQuery, Ansible, ESX, ELB, Disaster Recovery, Virtual Desktop, Hybrid Data, SLA, IaaS, BYOD, Orchestrator, VDI, TS, VSAN,……

Es para perderse. Igual, incluso, podríamos llegar a pensar que la intención puede ser esa. Un laberinto de acrónimos que camuflan tecnologías más o menos útiles y que no sugieren que nunca estarás a la última en TI. Y no todas las tecnologías son necesarias ni, todas son necesarias a la vez. Hay que ponerle un poco de cordura a este mundo que se renueva día a día y que no comprende, en ninguno de los casos, que las empresas tienen periodos de implantación más lentos que la propia evolución tecnológica. Que una empresa no puede sentirse técnicamente obsoleta cuando justo acaba de implantar una tecnología en su negocio.

Y buena parte del problema tecnológico es el humo que rodea a estos términos. Llamar a una cosa de otra forma para parecer innovador. O evolucionar una tecnología mínimamente para arrancarle unas migajas de negocio a tu contrincante. Eso sí, dándole un nombre muy bonito. Un ejemplo. Llevamos escuchando el concepto dockers hace casi 10 años. Ahora empieza la moda de su utilización. ¿Ha mejorado la tecnología? Puede que sí, pero solo un poco. ¿Por qué triunfa? Sencillo, a uno de los grandes le interesa combatir con esta tecnología a otro de los grandes. Para ello le añade a su presupuesto de marketing suficiente peso como para atraer la atención de nómadas departamentos de TI. Y la lástima es que funciona. El poder del marketing.

Nuestro trabajo tiene que ir por otro lado. Los integradores, debemos escuchar las necesidades de nuestros clientes y abordar de forma creativa y óptima, las tecnologías necesarias para su puesta en marcha. Y esto, sin atender a soluciones mágicas, ni propuestas milagrosas, ni servicios con costes ridículos. Simplemente entendiendo el proyecto y adaptándote a él. Éste es el mayor de los problemas que nos encontramos hoy en día. La cantidad de veces que los proyectos se adaptan a las tecnologías en vez del camino natural. La de veces que vemos que alguien diseña su proyecto para que funcione en una u otra plataforma perdiendo la lógica de que el negocio debe tener el peso específico más importante dentro de la ecuación que resuelva tu negocio.

Servicios personalizados, análisis concretos, aplicaciones on-demand, sentido común. Aunque, a veces, parezca que sea en TI el menor de los sentidos.

Comenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Confían en nosotros

Cellnex Telecom
Puntojs
Ivoox
Derby Hotels
BBVA
Borges
Portimex
SEAT