Todas

Noticias ICM

E-commerce

E-commerce

En este entrada, vamos a trabajar con un sencillo caso práctico que nos ayudará a entender los aspectos importantes de la venta online comparándolas con las antiguas estrategias…

Caso práctico, parte 1: Long time ago…

Se te da muy bien confeccionar ropa, tienes un estilo que gusta cada vez a más gente y quieres montar un negocio tradicional con una pequeña tienda para vender la ropa que tú mismo confeccionas.

Quieres montar un negocio tradicional y, si tú no puedes ocuparte de estar de cara al público durante toda la jornada laboral, lo más lógico parecerá contratar a una persona que esté en el mostrador y que venda tus productos como nadie.

Además, como eres una persona previsora y sabes que tu emplead@ puede ponerse mal@, le pueden surgir contratiempos personales o, sencillamente, puede morir de camino al trabajo, seguramente verás factible, si el negocio te va bien, poner un segundo empleado y particionar el trabajo en horarios que los diferentes empleados puedan cumplir, cubriéndose entre ellos si uno de los dos enferma o sufre cualquiera de los prejuicios anteriromente mencionados.

Si la tienda crece y abres 7 sedes o delegaciones en los pueblos o ciudades colindantes, seguramente tendrás la necesidad de llevar una contabilidad conjunta y que además, la forma de anotarla sea homogénea (nadie quiere que cada delegación haga las cosas de una forma totalmente distinta al resto).

Y por último (sí lo sé, me dejo muchas cosas que afectan a un negocio) también debes llevar a cabo un stock correcto de todos tus artículos y un control de las ventas que realizarás.

Caso práctico, parte 2: actualmente

Se te da muy bien confeccionar ropa, tienes un estilo que gusta cada vez a más gente y quieres montar un negocio. Decides montar un negocio y como los tiempos que corren son más modernos que en el caso anterior, quieres que todo tu negocio se ofrezca online: un e-commerce

Ahora ya no necesitas vendedores en el mostrador. Los vendedores ahora son servidores Web y lo que atraerá al cliente no es un comercial competente, sino un site que funcione, que cargue rápido y haga uso de una interfaz de usuario cómoda e intuitiva y un catálogo «vistoso y novedoso». ¿Pero, y qué pasa si uno de ellos muere? Estos no tienen problemas personales, pero sí mueren (no lo olvides nunca; la electrónica también muere). Por lo tanto, la decisión lógica sería utilizar una granja de servidores Web que den acceso a tu catálogo de productos de tal forma que si un miembro de esa granja muere o está en mantenimiento programado, el resto puedan ofrecer el servicio a tus potenciales clientes sin problemas. No te olvides nunca que alguien que entra en tu Web es sólo un potencial cliente, si la Web falla podrías perderlo -a mí me perderías como futuro cliente si la primera vez que entro a un site éste está caído-.

No es buena idea utilizar un único frontal

El negocio te va muy bien y quieres abrir nuevas sedes. Si tu negocio reside en, por ejemplo, Barcelona y muchos de tus clientes son americanos no necesitas llevarte el negocio, sólo añadir miembros de la granja que residan en Datacenters de EEUU (fíjate en que ya no hablamos del pueblo vecino. un negocio online multiplica tus posibilidades por 1000) de tal modo que el acceso a tus artículos por parte de los ciudadanos de ese país sea el mejor posible (velocidad, tiempo de respuesta, tiempo de acceso a los datos, etc… Todo cuenta). 
Además, podrás distribuir los datos de tal modo que si comienzas a no sólo tener accesos, sino ventas en EEUU, los datos para estos usuarios estén más al alcance que si «el dato» ha de viajar hasta un Datacenter en Barcelona.

También necesitarás poder administrar tu site; añadir tus nuevas confecciones, modificar el precio de las existentes, etc… Del mismo modo que en la tienda física no meterías a visitantes a las oficinas a mirar ropa colgada ahí, por favor, no hagas que las visitas de tu Web acaben en la misma granja de servidores que las visitas de administración del portal. No es nada recomendable (ni seguro) mezclar usabilidades en un frontal web. Siempre intenta dedicar al menos dos frontales web independientes para administrar tu site. Todos los empleados que se dediquen a publicar tus nuevas confecciones de ropa en el site, estarán navegando por servidores por los que un visitante anónimo nunca verá. Esto no sólo es más seguro, también evitará que una mala acción en el portal de administración pueda afectar a la navegación de los usuarios.

No mezcles la parte pública con la parte privada

Los datos son importantísimos. Estos también enferman y pueden hasta morir. Nunca confíes todos tus datos a un único centro de datos y menos aún a un único servicio o servidor. Los datos deben estar distribuidos y replicados y deben ser de fácil restauración si la infraestructura que los sostiene falla. Backups, replicación en caliente, mirroring, replication groups, rsync…: monta lo que quieras, pero nunca tengas los datos en una única máquina del mismo modo que en la tienda física no meterías toda la contabilidad en una de tus 7 sedes; y si se quema el local, ¿podrías permitirte perderlo todo? seguro que no y tampoco en los negocios online.

Sé que la idea de gastar una cierta cantidad de dinero en un negocio online da pereza. Parece que lo gastamos en cosas etéreas que nunca veremos y que no son necesarias para que nuestro negocio prospere en internet. Míralo de esta manera; es exactamente al revés: si no gastas dinero en infraestructura, jamás te irá bien un negocio online. Si no tiene éxito bien, pero si lo tienes, morirás de éxito si la infraestructura que hay por debajo no soporta la carga y si no está bien pensada desde el principio, sólo podrás hacerla crecer en potencia, nunca horizontalmente.

Nadie se plantea, dentro de un negocio tradicional, los gastos asociados al mismo. Contratar personal y pagarles cada mes una nómina, alquiler o compra de locales, adecuación de los mismos al estilo de la marca, formación de empleados, compra de materias primas, etc… En cambio, sí vemos que empresas que quieren llevar a cabo un negocio online y son reacias a gastar dinero en la infraestructura que sostendrá su negocio.

Recapitulemos: Si tienes una tienda física, gastarás dinero en las nóminas de los empleados, en el alquiler o compra de tus tiendas o locales, en la materia prima para confeccionar la ropa que luego venderás, y un larguísimo etcétera que seguramente conozcas mejor que yo. Entonces, si montas tu negocio online, lo pondrías todo en un solo servidor? 

Cuando el core de tu negocio pasa por la tecnología, debes procurar que esa tecnología sea la mejor y que esté disponible para que tu negocio siga online y tú y tu negocio podáis prosperar. Pero OJO! La tecnología se rompe y muere así que, por favor, nunca reduzcas gastos en infraestructura si el corazón de tu negocio depende de la infraestructura. Suena hasta lógico, no? Cada segundo que tu negocio online esté offline no sólo pierdes ventas, pierdes posibles clientes futuros y sobre todo pierdes una reputación que en internet es casi imposible recuperar, no lo olvides.

Tags: , , ,
Comenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Confían en nosotros

ElMundoToday
Banco Sabadell
Delvy
Puntojs
Shiseido
abertis
Pepe Jeans
Façonnable