Todas

Noticias ICM

deuda técnica

Deuda técnica o ¿por qué no hay que apresurarse?

No sé si os habéis dado cuenta pero últimamente se escucha hablar mucho del concepto «deuda técnica». Es una temática muy interesante que pretendemos evitar a toda costa desde ICM. Si queréis información detallada, la podéis encontrar aquí

La idea es simple y hace referencia a los costes que una empresa tiene que soportar a raíz de no haber tomado una buena decisión a la hora de implantar un proyecto de IT en su estructura. La mayoría de las ocasiones, estas deudas técnicas están provocadas por dos motivos:

Velocidad incorrecta en el proceso de decisión: el típico «¿Podríamos tenerlo para mañana?. Lo necesito lo antes posible. Si no es así, no lo quiero.»

Recorte excesivo en la inversión necesaria: el típico «Seguro que podemos encontrar algo más barato». Ajuste de costes, el más típico, que implica la gran mayoría de problemas.

Al final lo que ocurre es que los departamentos de IT deben tomar decisiones muy rápidas y con pocos recursos.  La consecuencia es que en un período de tiempo muy corto, los problemas aparecen. Y no es que sean problemas graves, son básicamente de escalabilidad. El no poder crecer porque al final se descubre que una tecnología «x» te esclaviza de por vida.

Es este un problema muy territorial, que suele pasar en este país. Por ello, empresas como ICM trabajamos para que no se produzca esta deuda técnica, y que nuestros clientes tengan en mente que los costes y el tiempo, van a ser elementos positivos a corto y a largo plazo.

Por ello, es imprescindible que las fases de auditoría, desarrollo, e implantación se realicen con los recursos económicos y el tiempo necesario. Una reducción en cualquiera de estos dos factores nos llevarán inequívocamente a una deuda técnica futura.

Es simple, analizar, construir e implantar.

Comenta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Confían en nosotros

Axel Hotel
Premium Mix Group
immarket.
Puntojs
HOPPER
Gran Teatre del Liceu
Banco Sabadell
Maria Pascual